www.gimnasiodelavida.blogspot.com

Virgen María.

viernes, 3 de abril de 2009

Misterios del Rosario Meditados.(Luminosos)


Días Jueves: Misterios luminosos...

Primer misterio luminoso:
El bautismo de Jesús en el Jordán.
Jesús nos dijo que el no venía a cambiar el orden sagrado, sino que venía a cumplirlo, es por eso que no niega el bautismo de Juan en el Jordán, sino que lo acepta humildemente, enseñándonos a que nosotros hagamos con los ritos establecidos, lo mismo. Aunque no se detendrá en los fríos modos de establecer la religión, sabrá ver el corazón verdadero de los ritos sagrados, como que el hombre no se hizo para el sábado sino que el sábado se hizo para el hombre y su bien. Así en el Bautismo del Mesías una paloma bajó del cielo y una Vos decía de entre las nubes: “Tu eres mi Hijo, Yo hoy te he engendrado”.

Segundo misterio luminoso:
La transustanciación del agua en vino en las bodas de Caná.
Así como parte del agua que tomamos se transforma en sangre, así Jesús transformó el agua de las tinajas de aquella boda de Caná, en vino, figura de lo que después será su sangre eucarística. Tal es así que cuando su Madre le dijo que faltaba vino, Jesús le contestó que todavía no había llegado su hora.
Este juego de agua y de vino, de río y de sangre, es lo que Jesús nos dejó en su calvario al ser atravesado por una lanza en su corazón, ya que desde su herida salió agua por un lado y sangre por otro. Era el agua de sus Ríos de Aguas Vivas y su sangre Divina que perdonaría los pecados del Mundo.

Tercer misterio luminoso:
La predicación del Reino de los Cielos.
¡Cuanto habrá esperado este momento Jesús! Toda su existencia debe haber sido un contínuo predicar, pero alrededor de los 30 años, ya era El Maestro, y estaba en la plenitud de su vida. Fue como quien tiene autoridad, y no como un busca suerte, fue como quien está completamente conciente de lo que predica y de lo que es Él. A cada enseñanza le predecía el:”hoz aseguro”, o el ...“En verdad hoz digo”... dándonos la seguridad perdida de la humanidad y la verdad buscada por las almas sedientas de un Mesías. Por eso a cada prédica, nos decía:...”No tengan miedo”, pues El Espíritu Santo que reinaba en Él le daba la seguridad que solo Dios puede dar junto con María.

Cuarto misterio luminoso:
La transfiguración de Jesús en el monte Tabor
La transfiguración de Jesús, fue para mostrarnos la gloria de Dios anticipadamente, y para decirnos que nosotros también nos podemos transfigurar y llenarnos de luz, si amamos al prójimo, si cumplimos sus pedidos, si rezamos con fe, si perseveramos en las promesas, si dejamos los intereses propios por el bien común, si por una pequeña acción caritativa transfiguramos el rostro del necesitado, si leemos el Evangelio transfigurando nuestro corazón con la profundidad de su verdad revolucionaria.

Quinto misterio luminoso:
La institución de la eucaristía en la última cena.
El Mesías ya les había dicho como tenían que vivir conforme a la voluntad de Dios, para que ellos también sean perfectos, como el Padre Celestial era perfecto; pero antes de su partida les tenía que dejar algo para que lo recuerden, pero Este recuerdo no sería una efemérides más, sino que se actualizaría efectivamente, en cada misa en la transustanciación de la ostia en su cuerpo y de el vino en su sangre. El fruto de la vid fue elegido por Jesús para simbolizar su sangre, y con ésta sangre simbolizar el perdón de los pecados, Cada vez que tomemos vino, pensemos que Él “vino” para salvarnos.

De Nicolás José Neville 02/04/2009.